<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d2902860669715099624\x26blogName\x3dEl+Blog+del+GuRu+v.3\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://guru3k.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://guru3k.blogspot.com/\x26vt\x3d4053647630327995743', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
My Feed
My Comments
My Flickr Album
My Twitter page
My status

About me

Pues esta es mi tercera verison del blog, esta vez de la mano del todopoderoso midas de la web. Espero que disfruteis del blog y que aporteis todo lo que podais. Siempre sera agradecido!!. Un saludo para tod@ss y nos leemos por aqui.

Medios de contacto

buscar en el blog

¡¡That's New York!! (ii)

Bueno, continuamos la aventura niuyorkina donde lo dejamos anteriormente, que era rumbo a la Estatua de la Libertad.

Tras esperar una larga cola para comprar las entradas y pasar por el control de seguridad por cuestiones de paranoia seguridad para evitar problemas antes ese símbolo “tan” emblemático de la libertad americana, pusimos rumbo a Ellis Island y Liberty Island, las dos islas hacia las que navega el barco. El trayecto solo te permite desembarcar en una de ellas, así que a Ellis Island no va casi nadie.

Una vez llegamos a la isla, solo tienes 1h. para pasear, fotografiar y rodear la isla contemplando lo pequeña que es la susodicha estatua.

Es mas grande el pedestal que la sostiene, que la propia estatua. Yo me esperaba algo imponente, inmenso o majestuoso, sin embargo, es una estatua normalita, pequeña para lo que uno se imagina y que si no fuera por el alo de misticismo libertario que la sociedad americana otorga a dicha estatua, no seria la atracción turística que es.

Como es de rigor, nos hicimos las fotillos correspondientes con la estatua, pero no pudimos entrar dentro y subir hasta lo más alto, pues era necesario llamar con dos días de antelación para reservar cita. Así que fuimos, vimos, fotografiamos y volvimos.

Sin duda, y puesto que no soy muy dado al realce de los valores americanos, de esta travesía me quedo con la vista de Manhattan a lo lejos desde la isla. Majestuosa.

De vuelta al “pais”, pusimos rumbo al Empire State Building, ya que estaba anocheciendo y sabíamos que con la horita y media de espera de cola que tendríamos que hacer, llegaríamos a lo alto para disfrutar de las luces de Manhattan, y así fue.

Esto, al igual que Times Square de noche, es otra de esas cosas que no pueden describirse con palabras. Uno tiene que esta allí y contemplar la inmensidad del mar de luces que desaparecen a la vista, pues no puedes ver el final de donde terminan. O el “intentar” merar hacia abajo y ver como solo se ven millones de puntitos rojos procedentes de los miles de coches de nueva york.

Es la mejor forma de admirar la inmensidad de Manhattan, y como ya dije anteriormente, tendréis que ir y subir para poder entender que no se puede contar con palabras. Como la curiosidad me picaba, pregunte a una de las personas responsables en lo alto de la torre que donde estaba King Kong, y parece que no fui el primero en preguntar la chorrada, pues me respondió con una sonrisa un tanto irónica… pero bueno, bromas aparte, uno puede pasarse una hora larga solamente mirando un mar de luces, that’s new york!!

Tras esto, y como el día había sido bastante cansado, nos volvimos al hotel para ver si al día siguiente se podía madrugar un poquito y aprovechar el tiempo… iluso de mi :-P

Al día siguiente, cuando YO me desperté, cogi mis cosas y mientras el resto roncaba como ceporrillos, me fui a por mi café del Starbucks, que al igual que en Boston, en NY crecen como champiñones, y me volví a Central Park, esta vez para buscar la parte buena, y la encontré. Era pronto, pero muchísima gente corriendo, algunos en el césped, otros jugando, paseando… eso si es lo que yo esperaba de Central Park. Tiendezuchas, puestecillos de comida rápida por supuesto, un pequeño zoo, espacios deportivos, cachas de tenis y baloncesto, etc. es decir, como una miniciudad verde en el corazón de Manhattan… una vez mas, that’s new york!!

Visto esto, regrese al hotel para levantar al resto de la tropa y pusimos rumbo a Harlem, para ver lo no tan majestuoso de Manhattan. Paramos en una mercadillo en pleno centro de Harlem, estuvimos en el Barrio Español de Harlem, pues al igual que Chinatown y la Pequeña Italia, España (o mas bien, Hispania) tiene su pequeña representación latina en las calles de NY, y tras andar un poco por las calles, sin mucho que ver la verdad, cogimos de nuevo el tour, enlazando con el inicio de la 5ª Avenida, enganchando con la Milla de los Museos, pero no continuamos por esta, sino que nos desviamos a Lexintog Ave, una paralela con el mismo glamour y variedades en las tiendas que la 5ª Avenida.

Esta nos la recorrimos en bus, tirando alguna que otra fotillo a los súper edificios que nos encontramos y continuamos hasta Times Square, de nuevo, pero esta vez de día, y pudimos ver de nuevo, como en NY es igual que sean las 4 de la tarde o las 4 de la mañana, la gente corre, se mueve de un sitio a otro, las tiendas llenas de gente, ¡¡siempre hay gente!!, sea la hora que sea… Nueva York nunca duerme, y la mejor forma de comprobarlo es esta.

Acto seguido, y de nuevo, ya que la noche en NY le da ese toque magico, pusimos rumbo al Puente de Brooklyn, pero no al mismo puente, sino que nos fuimos a una lugar próximo al puerto, desde el que se puede ver en todo su esplendor las luces del atardecer mirando al Puente.

Cual fue nuestra sorpresa al llegar, cuando nos encontramos un masa ingente de personas de fiesta, puestecillos de comida, escenarios con actuaciones y, como en todas partes de NY, gente y mas gente por todas partes.

Resulta que coincidimos con una celebración importante de la comunidad India en NY, y como aquí todo se hace a lo grande, tenían montada una fiestecilla en plenas calles junto al puerto… todo esto no tendría apenas importancia, de no ser porque, gracias a ese acontecimiento, la guinda a esa noche fue un poco mas mágica.

Nosotros nos fuimos por nuestra cuenta, dejando los ritmos boollywoodienses de lado, y subimos hasta la ultima planta de un centro comercial mirando al Puente, con unas tumbonas muy chulas desde las que nos pudimos tumbar y mirar el atardecer sobre el puente de Brooklyn.

El atardecer y la progresiva iluminación del puente y sus alrededores es como si la ciudad despertase por la noche, y no hay nada mejor como poder ver eso, sentado tumbado tranquilamente, solamente pendiente de encontrar esa foto espectacular que te haga recordar para siempre que estuviste ahí ese preciso día.

Cuando la noche comenzaba a aparecer, un pequeño barco con las palabras India se posiciono el mitad del mar, con el puente a uno de sus lados, y al que de primeras no dimos importancia, pero que puso la guinda perfecta a la noche. Quince minutos de fuegos artificiales iluminando cielo, edificios y puente hizo que sea complicado olvidar el atardecer a orillas del puente de Brooklyn. Una vez mas repito el mismo adjetivo, Majestuoso e Impresionante.

Lastima que no tenga fotos de ello, pero las que tengo se ven mal y no me preocupé mucho en tirar fotos al espectáculo.

Finalizado esto, no podíamos quedarnos sin estar sobre el puente, con lo que nos fuimos directos al puente, al que tardamos cosa de 30 minutos en llegar, ya que NY todo parece que esta al lado, pero…

Subimos al puente, y contemplamos las vistas desde el otro lado, aunque no tiene nada del otro mundo, de modo que no gastamos mucho tiempo ahí, y tomamos el metro rumbo a Broolyn, primero para poder decir que estuvimos en mas sitios aparte de Manhattan y segundo, porque nos dijeron que había zonas interesantes para tomar algo, que era sábado noche y las costumbres Españolas no las hemos dejado en España… pero nada, aburridísimo todo. Los bares cerrados y nadie por la calle, con lo que nos conformamos con ver el puente desde la otra orilla y con las mismas con las que llegamos, nos volvimos para el hotel, que de nuevo, había sido un día bastante cansado… pero no sin antes comentar, que al día siguiente, para que los dormilones y dormilonas que quisieran quedarse, cada uno iría por su lado, y que nos veríamos justo para volvernos a Boston, antes de coger el bus.

De modo que solo queda un día por contar, el día de shooping, que no tiene nada en especial, aparte de que me tire una hora en el Apple Store de la 5ª Avenida, otra hora en la NBA Store y otras dos o tres de compras por Times Square.

Tras estos tres días agotadores, nos volvimos a Chinatown para coger de nuevo el ChinoBus y regresar a “nuestra” casa.

Nueva York es obligatorio. Apúntatelo en tu agenda o márcatelo como viaje de fin de estudios o como un fin de semana de escapada, pero TIENES QUE VENIR.

Esa es mi conclusión a esos tres días. El resto, me lo quedo para mí y para los que se lo cuente en persona a mi vuelta.

Solo terminare diciendo dos palabras que resumen Nueva York, MAJESTUOSO e IMPRESIONANTE.

PD: El resto de las fotos estan desde ayer en la cuenta de flickr.

Etiquetas: ,

Lee los comentarios a este post o deja el tuyo.
Deja tu comentario | Ir al final
  • Blogger sq dijo el:
    24 de octubre de 2007, 14:31  

    Va veo que aprovechaste bien la visita. Debió ser una pasada el espectáculo de fuegos artificales.

    Desde luego, es una ciudad para visitar varias veces. top